Cáncer de mama

El cáncer de mama no es otra cosa que una proliferación descontrolada de células. Éstas son de carácter maligno, es decir, han adquirido la capacidad de invadir tejidos. La célula origen de dicha tumoración puede pertenecer a los conductos de la glándula, en cuyo caso originará un cáncer de mama del subtipo ductal (que es el más frecuente), o puede pertenecer al lobulillo glandular, originando el subtipo de cáncer de mama lobulillar

Estadísticas

A excepción de algunos tipos de cáncer de piel, el cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en mujeres, llegándose a calcular que una de cada 9 mujeres lo padecerán a lo largo de su vida. Y aunque se trata de un tumor muy poco frecuente en varones también pueden padecerlo. La supervivencia media a los cinco años de las pacientes afectadas depende en gran medida del estadio en el que se detecte la afección, siendo alta en estadios más precoces (98-70%) y decreciendo a medida que la enfermedad avanza (50-15%).

Cancer

Factores de Riesgo

  • Sexo Femenino
  • Edad superior a 50 años
  • Hay factores genéticos que determinan un riesgo aumentado de cáncer de mama. El ejemplo más característico es el de la mutación de los genes BRCA1 y BRCA2, que aumenta notáblemente el riesgo originando una forma de asociación familiar. Aunque estos casos de causa fundamentalmente genética constituyen solamente un 5% de los casos.
  • También se sabe que determinados factores hormonales pueden suponer un factor de riesgo en el desarrollo de este tipo de tumores. Por ejemplo está demostrado en el caso de la terapia hormonal con estrógenos.
  • Radioterapia recibida durante la juventud en la zona torácica.

Es importante recordar que el no presentar factores de riesgo no excluye en absoluto la posibilidad de desarrollar esta enfermedad.

Síntomas

El síntoma inicial más común es la aparición de un nódulo en la mama. Las características que hacen pensar en una masa sea maligna son el dolor, la consistencia dura y la inmovilidad de la misma. Al margen de esto cabe comentar que a pesar de que todo nódulo debe ser estudiado la mayoría de ellos son de carácter benigno.

También pueden aparece otros síntomas y signos menos frecuentes como el enrojecimiento de la mama, la hinchazón, retracción de la piel o la secreción de material por el pezón. Conviene estudiar cualquier nueva asimetría que se detecte en una mama.

En carcinomas avanzados la paciente puede referir dolores óseos, mastalgia (dolor en la mama), úlceras, hinchazón del brazo de ese mismo lado, perdida de peso y otros síntomas inespecíficos.

Diagnóstico

Para el diagnostico del cáncer de mama es recomendable seguir estos pasos:

  • Inspección y palpación mamaria y axilar. Se recomienda la autopalpación regular por parte de todas las mujeres con el fin de estudiar precozmente todos los nódulos de nueva aparición.
  • Mamografía: Recomendado como mejor método de Screening.
  • Ecografía: Útil para diferenciar entre tumores mamarios sólidos y los quísticos. especialmente útil en mujeres jóvenes con tejido mamario denso con una masa palpable que no se visualiza en una mamografía. No se recomienda como método de screening.
  • Biopsia (en cualquiera de sus modalidades): Es necesaria para el diagnostico anatomopatológico, que es la confirmación definitiva.
  • Tratamiento

    El tratamiento del cáncer de mama depende en gran medida del estadiaje del tumor, así como de determinadas características que pueda presentar o no.

    La cirugía es el principal tratamiento: Mastectomía radical o una cirugía más conservadora dependiendo en gran medida del estadio del tumor y del tamaño de la mama. También dependiendo de la ausencia o presencia de invasión ganglionar será necesaria o no realizar una Linfadenectomía, que consiste en la extirpación de los ganglios regionales.

    Junto con la cirugía pueden ser necesarias otras estrategias como la radioterapia, quimioterapia y terapia hormonal, dependiendo de las características de la masa.

    Tras finalizar el tratamiento aunque la situación aparente sea buena no se considera alcanzada la curación. Las recurrencias pueden darse tanto localmente como por aparición de metástasis, que objetivarían la extensión del tumor, principal causa de muerte en las pacientes con esta afección. Es, por esto, muy importante que la paciente acuda a las revisiones estipuladas para poder estudiar precozmente cualquier signo de recidiva.

    Con respecto a los efectos secundarios del tratamiento lo que más suele preocupar es el efecto mutilante de la cirugía radical. Por suerte hoy en día y gracias a la cirugía plástica los resultados estéticos son francamente buenos con reconstrucciónes de la mama y el pezón mediante diferentes técnicas reparadoras. Por otro lado, la linfadenectomía puede derivar en un incorrecto drenaje linfático del brazo produciendo un acúmulo de líquidos con la consecuente hinchazón.

    Los tratamientos farmacológicos pueden producir diversos efectos adversos, que van desde cansancio, pasando por problemas digestivos hasta la caída del cabello. Estos efectos varían mucho de una persona a otra, suelen controlarse con medicación y en cualquier caso son temporales.