Isabel la Catolica




Isabel I de Castilla, más conocida como “Isabel la Católica”, nació el 22 de abril de 1451 en Madrigal de las Altas Torres (España). Hija de Juan II de Castilla no heredaría directamente el trono a la muerte de éste, puesto que tenía dos hermanos.

Desde que Isabel fue muy joven su hermano Enrique IV, que reinaba por aquel entonces, trató de casarla reiteradamente con diferentes nobles. Pero, tras muchas dificultades, Isabel huyó para casarse con Fernando, hijo de Juan II de Aragón.

A la muerte de Enrique IV y después de una guerra de sucesión que protagonizó con Juana Beltraneja, supuesta hija de su hermano Enrique, accedió al trono de Castilla y León.

Durante su reinado destacó por su decisión, así como por su gran religiosidad. Entre sus muchas aportaciones a la historia la más importante fue posiblemente el apoyo a Cristóbal Colón en el viaje en el que se produciría el descubrimiento de América. También se caracterizó por sus esfuerzos para que sus súbditos americanos tratasen a los habitantes del nuevo continente igual que a los propios españoles.

Murió el 26 de noviembre de 1504 en Medina del Campo (España) de cáncer de Útero, tras lo cual su marido Fernando pasó a reinar en Aragón y Castilla.

Secciones Recomendadas