Violencia de genero

Violencia

Quiero comenzar este artículo sobre Violencia machista con un breve fragmento del Diario de Sara del cual recomiendo su lectura completa.

"¿QUÉ DIJE? ¿Qué hice? Mil preguntas sin respuesta."

"Sé que no debería haber vuelto después de la primera paliza, pero volví. ¿Por qué? Porque no creo que esto me pueda estar pasando a mí. Es imposible que alguien que me quiere pueda tratarme de esa manera."

Violencia

Violencia de Género

Muchas mujeres hemos dicho alguna vez en la vida << a mí un tío no me hace eso>>. Es extraño como caes en historias que no te crees ni tú misma. Yo he sido una mujer maltratada. ¿Y cómo se puede llegar a esto?, me preguntan. Pues llega un día en que recibes un trato injusto, no le das importancia, apenas te das cuenta, <<estará nervioso>> -piensas- y lo justificas por miedo a sentir tu propia humillación. Es en ese momento cuando has perdido tu primera oportunidad de parar. Es sólo el primer paso, vendrán muchos otros que irán dejando su huella, vas perdiendo poco a poco tu dignidad, tus valores, tus referencias… Hasta la total anulación.

Cuando decidí denunciar, empezó para mí un segundo maltrato. Encontré mucha ayuda, sí, pero también mucha incomprensión. Todos deberíamos comenzar a dejarnos sentir, para tomar conciencia del dolor ajeno, para comprometernos y que esto cambie, sin miedo al dolor, porque esta toma de conciencia nos puede llevar a ser más libres.

Ahora tenemos mucha información de las herramientas con las que contamos (sociales, judiciales, médicas y policiales). Estos profesionales nos ofrecen una ayuda, que no es poca, pero que a veces sujeta a limitaciones: leyes, jerarquías, falta de información a todos los miembros que trabajan en estos organismos… Descoordinación absoluta entre todos ellos, esto es lo que yo me he encontrado. Guardias que te protegen y ejercen como asistentes sociales, algunos médicos que no saben cuáles son sus obligaciones y se desentienden, abogados que están sujetos a la lentitud judicial y que sólo pueden funcionar como indica la ley y tener paciencia. Yo he acabado llamándolo «ADMINISTRACIÓN DE INJUSTICIAS», Insalud, Intolerancia, Incomprensión, Insensibilidad. Acabas sintiéndote muy sola ante tanta INCOHERENCIA.

La primera y gran ayuda es el rechazo hacia un comportamiento brutal e insensible. Es la sociedad la que tiene que transmitir que no existe ningún tipo de justificación hacia el maltrato. Aquí sí que la INTOLERANCIA tiene que ser MÁXIMA. Si el maltratador llega a sentir el rechazo público, hay esperanza, pues habrá tomado conciencia de que no ha actuado bien, de que así no se trata a la persona que supuestamente ama, de que así ellos nunca sentirán el AMOR y de que así no forman parte de esta sociedad.

Os animo, desde aquí, a levantar la voz. ¡BASTA! No cerremos los ojos. No nos tapemos los oídos.

 

Fuente consultada: El Mundo

 

Secciones Recomendadas

Articulos Recomendados